Un Envión para FinEs y jóvenes emprendedores

El aroma de los bizcochos de grasa todavía calientes atrajo la atención de los que deambulaban por los pasillos del Polideportivo Municipal de Necochea. Un niño le dice a su madre que quiere uno. Cientos de comerciantes, medianos y pequeños, se sumaron al evento “Neco-Emprende 2017”, donde las delicias de los alumnos del CFP N°402 articulados con el Plan FinEs/Envión se llevaron todos los aplausos. O mejor dicho, los que aplaudieron se llevaron hasta el último bizcocho.

En una lógica de polo educativo-productivo, esta línea de la modalidad de Educación de Adultos ofreció un curso de panadería para la comunidad del municipio. Allí, no solamente se explicó cómo preparar estos manjares, sino que también se promovió el desarrollo de estrategias para microemprendimientos. Así, los jóvenes del programa Envión lograron tener una formación empresarial en paralelo con sus estudios secundarios.

Lo que empezó siendo una producción gastronómica destinada a cubrir la merienda de los propios estudiantes fue creciendo y hoy lo continúa haciendo. En “Neco-Emprende”, vendieron absolutamente todo. Las ganancias les permitieron cubrir los gastos e, incluso, guardar un excedente para invertir en futuros proyectos.

De hecho, ya tienen en mente abrir una panadería en la sede donde se cursa el Plan FinEs 2. Para ello, los alumnos están haciendo un curso de manipulación de alimentos, que les permitirá cumplir con la normativa necesaria para poner un negocio propio y para participar de las distintas ferias culinarias que se realizan en la ciudad.

El niño muerde el bizcocho y corre por el pasillo. El sueño de la panadería tuvo un envión que lo lleva cada vez más lejos. Y a sus alumnos. El aprendizaje es una experiencia que empuja, tal vez más que ninguna otra. ¿Existe algo más exquisito?