Secundaria para Formación Profesional cumple un año

por Analía Blanco, Coordinadora del Programa Secundaria para Formación Profesional

Hace un año, en septiembre de 2018,  creamos Secundaria para Formación Profesional, un nuevo dispositivo de terminalidad educativa. Entendimos que era necesario fortalecer el vínculo entre Educación y Trabajo, generando herramientas que favorezcan trayectorias flexibles y que se adecuen a las necesidades de una población con características muy particulares: estudiantes de Formación Profesional mayores de 30 años que, por determinado motivo, tuvieron que posponer sus estudios del nivel secundario. Personas que, aun teniendo que atender a sus varias responsabilidades, eligen formarse en un oficio y hoy aceptan el desafío de participar de esta propuesta, resignificando todos los saberes y valores aprendidos en este entorno formativo.

Pensamos en una oferta innovadora, con características flexibles en tiempos; en un espacio conocido y de confianza para los estudiantes; y con el acompañamiento de un Tutor Pedagógico que los guíe en el estudio de los módulos orientando los aprendizajes.

Así iniciamos en 12 Centros de Formación Profesional de 9 distritos de la Provincia, quienes asumieron el compromiso de acompañar esta propuesta. Habiendo transitado esa primera experiencia, y escuchando a los estudiantes y a los Tutores,  escribimos el Manual Operativo de Secundaria para Formación Profesional. A principios de 2019, relanzamos el Programa con el objetivo de llegar a más adultos bonaerenses.

Hoy contamos con 72 comisiones, alcanzando a más de 3200 estudiantes en los siguientes distritos: La Plata, Berisso, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza (en sus tres cordones), Quilmes, Florencio Varela, Berazategui, Esteban Echeverría, Almirante Brown, Ezeiza, Tres de Febrero, Hurlingham, General San Martín, Ituzaingó, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Moreno, Navarro, General Las Heras, San Andrés de Giles, Campana, Zárate, Chivilcoy, La Costa, General Pueyrredón, Necochea, San Cayetano, Bahía Blanca, Patagones, Olavarría.

Estudiantes del CFP N°402 que participan del Programa Secundaria para Formación Profesional

Silvina es alumna en el CFP 410 de La Matanza, donde se encuentra realizando el curso de Auxiliar de Protocolo y Ceremonial. En agosto, se animó a inscribirse en Secundaria para Formación Profesional. Finalizando la etapa de Lengua, elaboró una narración como trabajo de cierre del módulo, titulada “Mi nueva oportunidad”. Allí nos cuenta su experiencia:

¿Qué aprendí? Bueno, es una pregunta muy amplia. Al principio creí que algo escrito era sólo un simple texto. No imaginé que cada uno tuviese una intención distinta, algunos nos narran situaciones, otros nos describen hechos, nos explican y nos dan un por qué. ¿Quién hubiese pensado  que ellos tenían tantas diferencias? En esta oportunidad supe que no sólo los cuentos son textos, también lo son las entrevistas, las publicidades, los monólogos y ¡hasta una receta! Que todo escrito tiene un por qué, un para qué y un para quién.

En mi vida cotidiana lo que leía era una lista de precios o comunicado del colegio de mis hijos. Con esta nueva versión de mí, leí cómo un hombre puede fabular creyéndose un escudero, cómo unos simples molinos de viento se convierten en unos gigantes.

Finalmente puedo escribir sobre cuán importante es leer y saber sobre qué tema trata, qué intención tiene, cómo se plantea y cómo muchas veces lo cotidiano se relaciona con el lenguaje, pero, sobre todo, cómo las palabras pueden hablar tanto de una sociedad.

En respuesta al mismo ejercicio de producción escrita, Patricia, compañera de Silvina en el CFP, describe qué significó para ella retomar los estudios secundarios:

“Difícil fue mi elección de terminar la secundaria de adultos, pero entiendo que este es mi tiempo, mi momento, y así lo siento. Feliz de elegir reinsertarme en esta sociedad. A contrareloj voy. Me armo una carrera en el tiempo, y busco conocimientos, algunos guardados y otros que vendrán…”.

Esto, que inició en el 2018,  lo fuimos construyendo entre todos: Inspectores, los equipos directivos de los CFP y de los CENS, quienes apostaron por el funcionamiento del programa; Tutores Pedagógicos, cuyo trabajo refleja el compromiso por sus estudiantes; y nuestros estudiantes, que con entusiasmo y esfuerzo, nos demuestran el interés por mejorar la realidad.

Seguimos creciendo.