Educación de Adultos

Del Asistencialismo Social a la Movilidad Social

por Pedro Marcelo Schiuma

La Educación de Jóvenes y Adultos, en la Argentina en general y en la Provincia de Buenos Aires en particular, tiene una historia que trasciende a las distintas gestiones educativas que han pasado en los últimos años. Lo que no se puede ignorar es que las diferentes crisis por las que ha atravesado el país pusieron a esta modalidad en el centro de la escena, con múltiples dispositivos de aprendizaje que en definitiva buscan zanjar una deuda que tenemos como sociedad para con una gran cantidad de compatriotas que no han podido terminar en tiempo y forma sus estudios, tanto Primarios como Secundarios.

El Estado Provincial debe generar las condiciones y facilitar los medios para que todos los bonaerenses puedan acceder al derecho a la Educación. Sin duda este es el objetivo principal que hemos definido para nuestra gestión al frente de la Dirección de Educación de Adultos de la Provincia de Buenos Aires.

Para poder realizar esta tarea hemos definido cinco ámbitos de acción, que con su nombre fijan un posicionamiento de esta Dirección en la tarea cotidiana y en la acción político-educativa. Ellas son: Alfabetización, Primaria de Adultos, Secundaria de Adultos, Secundaria con Oficios y Educación en Contexto de Encierro.

Desde hace varios años, estamos convencidos de que el trabajo debe ser en Red, con la asociatividad y articulación con distintos actores, ya sea con sector estatal, organizaciones no gubernamentales, sindicatos, instituciones religiosas o el sector privado. Tomamos la decisión de valorar el rol y espacio que ocupan los Inspectores de Educación de Adultos y los Directores de los distintos servicios educativos, dado que no podemos pensar ninguna acción territorial sin que el centro de nuestras ejecuciones sean las Unidades Educativas que están a su cargo, estemos hablando de CENS (Centro de Educación de Nivel Secundario) o de EPPA (Escuela Primaria para Adultos).

Uno de los temas centrales de la Educación de Adultos es la captación de la matrícula potencial que vemos en informes estadísticos, económicos, laborales o en el Censo Nacional, que se realiza cada diez años en nuestro país. Es necesario rediscutir nuevas estrategias de abordaje de esta problemática para poder llegar a los lugares más duros, más difíciles; aquellas zonas donde no hemos podido penetrar como sistema educativo. Son varias las cuestiones a trabajar y vamos a abordar cada una de ellas a partir de los Ámbitos de Acción que hemos definido.

El principio es la Alfabetización. Desde la vuelta de la democracia, ha sido un tema tratado por varios Planes Nacionales (el primero en el gobierno del Dr. Alfonsín y el último en el gobierno del Dr. Kirchner con el Programa Encuentro). Hay que agregar nuevos programas de alfabetización, con distintas formas o instrumentaciones. Entre ellos podemos destacar a el “Yo sí puedo”, u otros que se aplicaron o aplican en el territorio bonaerense. En todos los casos, se observa el interés por avanzar en este problema, aunque también se denuncian severas fallas en la falta de coordinación de acciones comunes por parte del estado, así como en planificaciones programadas que articulen con la institución que tiene que certificar el trayecto de alfabetización y garantizar la prosecución de los estudios que deriven en la consecución del título de Educación Primaria.

Sin olvidarnos de la rica historia que tiene la Provincia de Buenos Aires en esta materia, con el Programa Bonaerense de Alfabetización, y con el espíritu de los Programas que nos antecedieron (como el Programa Encuentro), a partir del mes de marzo se comenzó a implementar, luego de una exitosa prueba piloto que se realizó en diez regiones educativas, el Programa Bonaerense de Alfabetización y Formación para el Trabajo “Ser parte… de una nueva oportunidad”.

La alfabetización es una etapa importante, junto a la Formación Integral y a los Proyectos Específicos del Diseño Curricular de la Educación Primaria de Adultos. Este Diseño se está actualizando luego de treinta años. A este atraso, se le sumó el cierre de los Postitulos de Educación de Adultos. No podemos pretender mejorar nuestras prácticas en las escuelas primarias de Adultos si no se capacita en base al nuevo Diseño Curricular y si no se pone en marcha dicho sistema de Postítulos de Educación de Adultos.

En la etapa de los Proyectos Específicos se está trabajando junto al Ministerio de Trabajo de la Nación para implementar, junto a capacitadores laborales, programas que faciliten herramientas de inclusión a una población que hasta el momento no había logrado acceder al mundo laboral. Son Proyectos de iniciación, ya que el objetivo es su ingreso a la Escuela Secundaria de Adultos.

La Escuela Secundaria de Adultos busca que la inserción del joven y el adulto sea de múltiples formas; a saber, por medio de nuestros CENS, Centros Educativos de Nivel Secundario, del Plan FinEs o bien de la modalidad Semipresencial. En el año 2016 alrededor de 160.000 bonaerenses fueron parte de estas propuestas, las cuales deben ser complementadas con textos, guías de estudio y tutorías reales que permitan que el joven o el adulto se sienta acompañado en su vuelta al sistema educativo. Las líneas de acción pretenden contemplar las situaciones familiares, laborales, la certificación por módulo y cuatrimestre, un campo virtual para acceder a guías de estudio y otros materiales que harán más fácil la lectura y el aprendizaje.

Una pregunta recurrente entre los que vuelven a estudiar es “¿Para que me sirve terminar el secundario? ¿Me sirve para trabajar?”. Estos interrogantes fueron el disparador por el cual en el año 2006, desde la Fundación UOCRA, se comenzó a pensar y diseñar la posibilidad de ofrecer una modalidad de estudiar el Secundario y aprender Oficios. En este caso, en el sector de la Construcción, el alumno se llevaba el certificado de Instalador Electricista al finalizar el primer año, el de Instalador Sanitario al terminar el segundo y se lo preparaba para dar el examen en el Enargas para Gasista matriculado de tercera categoría, al concluir el tercero. También se le otorgaba el Certificado de Bachiller. Esto mejoró notablemente el nivel de presentismo y permanencia por un lado y, por otro, mejoró notablemente el nivel educativo y profesional de los egresados. Este proyecto ya está consolidado y está siendo proyectado a cinco sectores profesionales además de la Construcción: Plásticos, Mecánica, Gestión y Administración, Turismo y Gastronomía y Energía. Durante el ciclo 2017 se implementará en 20 Unidades Educativas de Articulación.

El último Eje de Gestión que hemos definido es la Educación en Contexto de Encierro. Lugar clave si queremos cambiar para mejor nuestra sociedad y donde, sin dudas, el sistema educativo como tal tiene todavía una gran deuda. La necesidad de darle una identidad propia a las propuestas, tanto de educación primaria como de educación secundaria, hace que pensemos en cambios profundos. Uno de ellos es armar un nuevo sistema de ingreso a la docencia propio de contexto de Encierro donde, por ejemplo, se valorice el Postitulo de Contexto de Encierro. Para ello, junto con Educación Superior, hemos arbitrado los medios para que en más distritos esté presente la oferta dicha oferta educativa. Otras herramientas que mejoran la calidad de educación que brindamos son: el Legajo Digital, en el ámbito de la Justicia, de cada alumno; canales de continuidad educativa ante el traslado de un interno; capacitación y nuevo ingreso a la docencia. El trabajo en Red con los otros actores (Servicio Penitenciario, Justicia, Patronato de Liberados, etc. ) producirá un cambio profundo que como sociedad estamos esperando.

En el año 2016 recorrimos las 25 Regiones Educativas de la Provincia de Buenos Aires llevando nuestra propuesta. Trabajamos e intercambiamos opiniones con Jefes Regionales, Jefes Distritales, Inspectores de la Modalidad, Directores y Docentes. Los escuchamos, corregimos y volvimos al ruedo. Es mucho el trabajo por hacer. Pero estamos convencidos de que éste es el camino. Tenemos, como sociedad, una deuda importante con aquellos que no se pudieron sostener en el sistema educativo en su debido momento. Fruto de las crisis sociales, que incluían problemas económicos y familiares, muchos jóvenes bonaerenses no pudieron concretar su acceso pleno al derecho a la Educación. La Educación de Jóvenes y Adultos es la herramienta que tiene el Estado para lograrlo. Pero además, estamos seguros de que es el medio que permitirá reducir el Asistencialismo Social para convertirlo, por medio de la Educación, en Movilidad Social. Ésta última permite lograr mejores trabajos y la inserción dentro del sistema, llegando a lugares donde nadie llega y permitiendo romper con el “Núcleo duro de la Pobreza”. Esa Movilidad Social es la fuerza que en definitiva les da dignidad a los hombres y mujeres y permite construir la grandeza de la Patria. La educación nos hace mejores, individualmente y como sociedad. Esta educación es inclusiva y de calidad. Aguardamos que así sea.