Programa Bonaerense de Alfabetización Ser Parte en San Miguel

Por el equipo de Alfabetización de la DEA

Producto del trabajo articulado entre la Dirección de Adultos de la Provincia de Buenos Aires, la Inspectora de la Modalidad, las Escuelas de Adultos y los Docentes, en la localidad de San Miguel se están llevando a cabo grandes experiencias de alfabetización en el marco del Programa Bonaerense de Alfabetización y Formación para el Trabajo “Ser Parte… de una nueva oportunidad. La singularidad en este caso radica en el acercamiento a la lectoescritura desde los espacios comunes a los participantes: un centro de salud y una sede de la cooperativa.

Desde el centro de salud, la vinculación se realizó a través del personal médico que atiende dicha población y que fueron quienes se contactaron con la escuela. Se trata del Centro de Salud Matera, servicio de atención temprana, con pacientes diabéticos. En el caso de la cooperativa- trabajadores nucleados en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular-,  la articulación se realizó a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Allí, los estudiantes toman contacto con las herramientas que el Programa Ser Parte. Éstas les brindan una perspectiva enfocada en sus actividades y/o necesidades, tal como lo propone el Nuevo Diseño Curricular de Educación de Adultos: desde contextos problematizadores hasta situaciones problemáticas específicas. De esta manera, el abordaje de las Prácticas del Lenguaje en el proceso de alfabetización se lleva a cabo en función de la necesidad de poder leer y escribir en un mundo letrado y al mismo tiempo, sentirse involucrado –como individuo- en sus propios aprendizajes y en el mundo propiamente dicho.

La articulación con la Escuela de Adultos se realiza desde el inicio del proceso de alfabetización hasta completar el trayecto de Educación Primaria: en estos casos intervienen la inspectora Liliana López, las EEPA 701, 702 y 703, sus Directoras Amanda Torres, Dora Loria y Martha Vera, junto con las Docentes Fabiana Malvicini y María Luz Rao. En el caso del centro de salud, los participantes iniciaron la lectura y escritura con la Dra. María Marta Molinari, médica gerontóloga.

Poder leer prospectos médicos, elaborar recetas de comidas aptas para diabéticos, organizar el trabajo en una huerta y poder comercializar lo producido, son algunos de los aspectos que motivaron la conformación de estos espacios. Es  gratificante ver el trabajo realizado por docentes y alumnos en este proceso arduo de apropiación de la escritura y la lectura, que optimizará exponencialmente sus condiciones de vida en todos sus aspectos: acceso a la salud, organización económica, ampliación del espectro cultural y social. En palabras de los propios participantes/estudiantes, por medio de la escritura a través del docente, algunas de las expectativas al iniciar el proceso de alfabetización:

No dudamos en que estos, y otros objetivos que se sumarán a los iniciales, podrán hacerse realidad. Porque la educación es el derecho innegable que viabiliza todas las necesidades individuales y sociales.