Un ejemplo: La historia de la estudiante de 90 años que estudia en la EEPA 707 de Costa Esperanza

María Esther Silva es alumna de la Educación Primaria para Adultos (EEPA) N°707 de Costa Esperanza. Nunca falta a clase y siempre le pide a su maestra que le corrija los trabajos en el momento. Tiene 90 años.

“Le habían diagnosticado un principio de Alzheimer”, explica su sobrino. “Pero desde que volvió a la escuela, no tengas duda, está mucho mejor”.

María Esther llegó a la EEPA N°707 por intermedio de su cuidadora, Mónica, que también está cursando sus estudios. Las docentes se encariñaron enseguida y a ella le pasó lo mismo.

“Las maestras son personas maravillosas”, señala. “Ellas me ayudan a recordar las cosas que ya había estudiado cuando era chica. La paso muy bien en las clases”.

Liliana Massa es su actual maestra de ciclo. Durante las cursadas, ella adapta los núcleos de aprendizaje con una actividad de tipo taller para la memoria. Considera que su labor tiene un carácter social, ya que allí se conjugan los roles de educar y contener. “En las clases la ayudamos a recordar lo básico, lo que se va perdiendo con los años” destaca la docente.

María Esther y Liliana, su maestra

Con motivo de la conmemoración del paso a la inmortalidad del General San Martín, María Esther y sus compañeros trabajaron con dispositivos de Inclusión y, durante el acto correspondiente, ejecutaron el Himno Nacional en Lenguaje de señas. Hacia el final del mismo, las autoridades homenajearon el esfuerzo de la estudiante de 90 años y destacaron su ejemplo para toda la comodidad educativa.

“Es una alumna modelo”, dice Liliana.

Desde la Dirección de Educación de Adultos celebramos a todos los bonaerenses que, como María Esther, enaltecen nuestra Modalidad.